Legislación

Interpretación sobre la legislación sobre Agentes Biológicos: la legislación se basa en el Real Decreto 664/97 de 12/5/97, adaptación de las Directivas de las Comunidades Europeas 90/679, 93/88 y 95/30 (BOE 124 de 24 de Mayo de 1997).

No considera como agente biológico solo los microorganismos capaces de producir enfermedades infecciosas, sino además aquellos microorganismos y/o subproductos biológicos que pueden originar alergias o toxicidad. El ámbito de aplicación es cualquier trabajo en que se pueda estar expuesto a agentes biológicos.

Es importante definir que, en este sentido hay dos tipos de trabajadores: con decisión consciente de trabajar con microorganismos (los microbiólogos y biotecnólogos, básicamente) y aquellos cuya exposición sería accidental: mantenimiento de aires acondicionados por ejemplo, que al limpiar el filtro se exponen a los microorganismos allí concentrados pero no trabajan conscientemente con ellos, o personal de las depuradoras de aguas residuales, cuya función es depurar agua, no trabajar junto al aerosol microbiano que el agua residual emite; o empleados de tiendas de animales de compañía, cuya función es comercializar periquitos, no respirar la mortal Chlamydia que puedan contener sus heces o los operarios de mataderos, cuyo trabajo es sacrificar animales para consumo o destrucción, no exponerse a sus entero bacterias y a sus enfermedades.

Referente al control y prevención de Legionelosis, la CAM emitió la Orden 1187/1998 por la que se regulan los criterios higiénico-sanitarios que deben reunir los aparatos de transferencia de masa de agua en corriente de aire y los aparatos de humectación para la prevención de la Legionelosis, básicamente control y desinfección semestral. Tras los brotes de esta enfermedad en los últimos años por toda España, se publicó el RD.865/2003, en el cual se amplía el listado de instalaciones a controlar, y concede mayor importancia al control físico químico y biológico del agua, como control de la eficacia de los tratamientos de mantenimiento. Está próxima la aprobación de unas modificaciones a este RD donde se exige la aplicación de norma ISO 11731, adecuada para este tipo de análisis, aplicada y validada en BIOMARO, desde el año 2000 y cumple con la ISO 17025 para esta y otras técnicas de microbiología en aguas.

Según las leyes internacionales (directivas 93/43/CEE y 96/3/CE concernientes a la higiene de los productos alimentarios) y propias (BOE 50 de 27/2/96), el responsable de la industria debe garantizar que la preparación, transformación, fabricación, acondicionamiento, almacenamiento, transporte, distribución, manipulación, venta y el suministro (incluidos restaurantes) de los alimentos sean efectuados de modo higiénico, eliminando toda fase crítica para la seguridad del alimento en base al sistema HACCP (ARICPC):

  • Analizar los riesgos para los alimentos
  • Individualizar los puntos de riesgo
  • Controlar dichos puntos críticos y reexaminarlos periódicamente y más frecuentemente a mayor riesgo detectado

Muchos olvidan que el punto crítico más habitual es la recontaminación por el aire. Los locales deben mantenerse limpios mediante periódicas desinfecciones de superficies y aire, y deben controlarse que sean efectivas.

Debe asegurarse una correcta aireación mecánica, evitando el flujo de áreas contaminadas a áreas más limpias, así como el acumulo de suciedad y humedad que permitan la proliferación de mohos indeseables. Además, las superficies deben ser desinfectables (sin poros) y periódicamente desinfectadas. Por último, los vehículos y contenedores utilizados en el transporte de alimentos deben ser mantenidos limpios y controlados-desinfectados.

Los controles ambientales exigibles por la CAM, se establecen en la (Orden BOCM 11/02/1986; RD 146/1985 de centros, servicios y establecimientos sanitarios).

Legislación ambiental
Legislación ambiental