Toma de muestras
Muestreo del aire

Al ser el aire uno de los principales vehículos de infección de las personas y alteración de los productos alimentarios y farmacéuticos, ya en la década de los 70 se intentó controlar su riesgo potencial desde el punto de vista microbiológico. Se comenzó dejando placas abiertas unos minutos, pero este método carece de repetitividad, es sólo cualitativo y las unidades formadoras de colonias (ufc) obtenidas no se pueden relacionar con un volumen determinado de aire.

El aire es en muchos aspectos, tanto físicos como biológicos, comparable a un océano, con sus masas fluidas diferenciadas, mezclas de masas, turbulencias heterogéneas, plancton/aeroplancton suspendido, bentos ligado a las superficies... Pero también es a menudo comparable con una red hidrográfica con ríos (pasillos), torrentes turbulentos (corredores) y lagunas (salas estancadas). Lo mismo que nadie muestrearía el plancton en un torrente sin hacerlo además en la laguna receptora de aguas estancadas, no se debe limitar un muestreo a las salas, sino que deben tomarse muestras en distintas alturas y rincones de los locales, en sus inmediaciones, puertas y pasillos e incluso en el aire de la calle del edificio.

Desde el punto de vista del muestreo, se distinguen varios tipos básicos de aire:

  • Aire en la industria alimentaria y cocinas
  • Aire en la industria farmacéutica
  • Aire en quirófanos y demás salas blancas
  • Aire de los edificios herméticos
  • Aire de los edificios desinfectados
  • Aire de los edificios que emite elementos contaminantes biológicos
Toma de muestras
Toma de muestras

En distintos ambientes se prevén distintas concentraciones y poblaciones, por lo que los volúmenes de aire a recoger y los medios de cultivo a utilizar pueden variar. Todo esto debe de ser valorado por el especialista en el momento de la toma de muestras.

El muestreo debe llevarse a cabo cuando el sistema de ventilación o aire acondicionado opera normalmente. Si durante el fin de semana ha estado apagado, se aconseja tomar una muestra a primera hora, antes de conectarlo y cuando aún no ha llegado el personal, otra tras la llegada del personal, otra durante el periodo de máxima ocupación, otra tras el abandono del personal y siempre que se cambie de aire acondicionado.